La Attofísica se generó a partir del 2001 al obtener pulsos y trenes de pulsos (ATPT) con duraciones de cientos de attosegundos. Un attosegundo (1 as= 10-18 s) es la milésima parte de una billonésima de un segundo. La caracterización de dichos ATPT puede realizarse mediante un esquema denominado RABBITT (Reconstruction of Attosecond Beating by Interference of Two-photon Transitions). En dicho esquema, el ATPT ioniza un blanco atómico en presencia de un láser asistente en el infrarrojo cercano (NIR) de baja intensidad.



Dado que el tiempo típico de orbitación de electrones en átomos y moléculas se encuentra en el dominio de los attosegundos, uno de los objetivos de la Attofísica es el control de la reactividad química. En un trabajo reciente [1], mostramos que la eyección de electrones en función del ángulo de emisión θe desde blancos atómicos en los esquemas tipo RABBITT es equivalente a la fotoionización simple de moléculas diatómicas. Nuestros resultados sugieren un mecanismo de interferencia debido a la emisión coherente desde "centros virtuales" generados por el láser asistente como si se tratara de los centros de dichas moléculas. Una conclusión interesante de estas investigaciones es que se podría controlar la fotoionización de átomos a través de las mencionadas interferencias logrando incluso inhibir la emisión de fotoelectrones.

[1] “Atomic RABBITT-like experiments framed as diatomic molecules”;
Diego I. R. Boll and Omar A. Fojon,
J. Phys. B: At. Mol. Opt. Phys. 49 185601 (2016)